Ir al contenido principal

Perfil: Pedro Nel Gómez, un vistazo al corazón de sus obras de arte

Por: Pompilio Peña Montoya
@pompiliooo


Quienes lo llegaron a conocer en sus últimos años, describen a Pedro Nel Gómez como un hombre de voz débil, como si hablase para si mismo, y con una lucidez enciclopédica abrumadora. Sólo le importaba hablar de lo que en el momento lo tocaba, y en ese ir y venir de ideas pasaba a tener un tono filosófico y existencial, a adquirir uno en donde sus explicaciones terminaban conjurando bellamente la estética de los colores y las formas.

Si se pudiera encerrar lo mítico de sus creaciones con su memoria, el puente sería, sin duda, la compleja red que el Maestro tejió gracias a su profundo estudio y peculiar sensibilidad. Es por ello que Pedro Nel podría considerarse un artista íntegro: sus juicios no sólo se daban a través del lente de las formas y la policromía, sino también por medio de la reflexión crítica de la realidad de un país que nunca dejó de sorprenderlo.

Como suele suceder con los artistas innovadores, el Maestro fue, por allá en los años 30 y 40, un personaje cuestionado, odiado y criticado, en especial por la población más conservada, quienes consideraron los desnudos de sus primeros cuadros pura pornografía, cuando en verdad lo que el maestro buscaba era mostrar la dinámica de un pueblo humillado en la lucha por su existencia.

Sin embargo, y según asegura el curador de la Casa Museo Pedro Nel Gómez, Diego Arango, el maestro pensaba que, con el paso de los años, su obra iba a ser comprendida en su justa dimensión, en el sentido de sus propuestas formales y artísticas, y en la crítica que dirigía, en sus creaciones, contra los que ostentaban el poder sin responsabilidad social, y en la absurda pelea entre liberales y conservadores.

Es por ello que gran parte de su obra buscó plasmar grandes acontecimientos históricos. Los temas de su creación artística fueron: las luchas populares, los grandes líderes y el trabajo y la dignidad del hombre.

Pinceladas de historia
Movido en principio por la pasión, este genio pudo haber vivido en cunas ilustres como Italia o Francia. Sin embargo, estableció sus convicciones en Colombia, y en especial en Medellín, en donde un gran número de sus obras se encuentran en sitios como la Universidad de Antioquia y la Universidad Nacional, así como en bancos y centros culturales. Por lo menos, el Maestro tiene 33 murales al fresco diseminados en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali.


Pintor, arquitecto, muralista, urbanista, ingeniero y escultor, Pedro Nel Gómez nació en Anorí, Antioquia, en 1899, en el seno de una familia de mineros desterrada por la Guerra de los Mil Días. A sus 23 años terminó la carrera de Ingeniería en la Universidad Nacional de Medellín. Luego se trasladaría a Bogotá y un año después, en condiciones económicas difíciles, viajaría a Europa a estudiar sus grandes pasiones, el pintor holandés Rembrandt y el francés Cezanne, éste último considerado el padre del arte moderno y que muriera en 1906.

En 1925 obtuvo la oportunidad de ingresar a la Academia de Bellas Artes de Florencia, Italia, en donde estudió la complicada técnica del mural renacentista, y la producción de artistas del renacimiento italiano como Giotto di Bondone y Domenico Bigordi.

A principios de los años treinta Pedro Nel Gómez regresaría a Colombia junto a su esposa Giuliana Scalaberni y sus dos hijos Germana y Juliano. Pronto sería elegido como Director de la Escuela de Pintura del Instituto de Bellas Artes y profesor en la Escuela de Minas. Dos años después, expondría en el Salón Central del Capitolio de Bogotá 114 cuadros. Este hecho fue catalogado por Walter Engel, crítico e historiador de arte austríaco, y quien vivía por aquella época en Colombia, como una de las exposiciones más importantes de la primera mitad del siglo XX en el país.

Una de las primeras grandes series de murares las elaboró en el Palacio Municipal de Medellín. Fueron 11 sus creaciones que fueron denominadas “La vida y el trabajo”, y que demoraron 3 años en ser terminadas. Posteriormente sus trabajos se trasladarían a la Escuela de Minas de la Universidad Nacional, al Banco Popular y el Banco de la República. Luego de más de 30 años, el Maestro tenía 2 mil metros cuadrados en murales, y poseía ya más de 700 acuarelas.



La casa del Maestro
El espacio en donde se conjuga el pensamiento y la obra de este hombre, es sin duda su Casa Museo, ubicada en Aranjuez, en el nororiente de Medellín, fundada en 1975 por él mismo. Óleos, acuarelas, dibujos, esculturas y murales, en total son 3006 obras las que pueden ser apreciadas gratuitamente allí. Otro elemento a destacar es la colección de más de 2 mil libros y cerca de 5 mil documentos que hablan sobre la vida y obra de quien ha sido considerado por los expertos como uno de los tres muralistas más importantes del siglo XX en Latinoamérica, junto a los mexicanos Diego Rivera y David Siqueiros.

¿Y qué pensaba el Maestro del arte? Pedro Nel decía que un artista, uno verdadero, debía buscar las raíces de sus orígenes, y para ello era necesario realizar un estudio profundo de la realidad. Según contó en entrevistas, a menudo se sentía triste al ver como las futuras promesas del arte nacional terminaban imitando a artistas europeos. “Colombia es un país inagotablemente inspirador, de donde se pueden extraer temas profundos para el arte”, solía decir.

Al final de sus días, encerrado en su Casa Museo, sus deseos de crear no se vieron opacados. Clio Nel Gómez, hija del Maestro, suele atestiguar este hecho a menudo: “Recuerdo que incluso en su lecho de muerte él me pedía que le pasara el pincel y en una cucharita revolvía colores que luego se convertían en figuras en la sábana de la cama”.

El reconocimiento de Pedro Nel Gómez fue tan grande, que el poeta chileno y premio Nobel de literatura, Pablo Neruda, alguna vez afirmó: “Creo que la obra de Pedro Nel Gómez es un paso hacia las interpretaciones de nuestra América. Si junto a los muralistas mexicanos tuviéramos en cada uno de nuestros países un Pedro Nel Gómez, el mapa espiritual y material de América habría llegado a una existencia en el tiempo”. Y no sólo por esto ha sido llamado el pintor de la patria.


Perfil publicado en La Pupila, 2010.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…