Ir al contenido principal

Entervista: ¿Cuáles son los errores que más cometemos los periodistas?, Marta Ruíz nos explica


Por: Pompilio Peña Montoya

Marta Ruíz (simpática, sonriente, aguda) es una reconocida periodista colombiana graduada de la Universidad de Antioquia que ha trabajado en medios tan prestigiosos como la Revista Semana. Ella es ganadora de los premios Rey de España, Simón Bolívar y Sociedad Interamericana de Prensa en Derechos Humanos.

Marta Ruíz (@martaruiz66) estuvo hace poco en la ciudad de Montería, en Córdoba, con un grupo de colegas ofreciendo una charla llamada “Cómo narrar la paz”, en la que participaron periodistas de la región.

En esta entrevista, Marta Ruíz, quien se desempeña hoy como columnista de la revista cultural Arcadia, habla sobre cuáles son los principales errores que cometemos los periodistas a la hora de abordar un tema.

¿Cuáles son los mayores errores que cometemos los periodistas al cubrir una noticia?

Hay una tendencia muy fuerte nuestra en nombrar cosas distintas de la misma manera. Por ejemplo, el Caguán, la mayoría tenemos la idea de que fue un desastre. Pero resulta que las cosas no son tan blanco y negro. Contra las AUC y su desmovilización creemos que también hubo todo un fracaso, pero no fue así del todo. Es decir, los periodistas estamos cayendo en que, si falló algo o parte de ese algo, entonces  fue un fiasco, y eso es una especie de amarillismo

El hecho es que no hay que poner las cosas en blanco o negro, ya que existen matices de grises en todos los sucesos, y esos matices son los que, en realidad, nos enseñan a percibir lo real, lo justo.

Un segundo error es que muchos están haciendo un periodismo cargado de opiniones maquilladas dentro de la noticia. Y eso no es más que mala investigación, falta de información factible. Yo pienso que en el lenguaje calificativo se pierden los hechos, que son los que en realidad valen la pena.

Por ejemplo, con relación a los diálogos de paz en La Habana, todo el mundo opina al hacer una noticia informativa, y se dice que todo es un fraude, que va mal, o que va muy bien, excelente. Lo cierto es que nadie sabe cómo van las negociaciones y solo tenemos lo que nos llega de las ruedas de prensa. Así pues, es un error afincarse más en percepciones que en hechos.

Un tercer error: La política es polarizante de por si, porque esta es una competencia, y si el periodismo solo hace eco de la política y se vuelve un ejercicio de reseñar las opiniones de unos y otros, y no profundiza en los hechos, en la investigación, en el contexto, entonces cae en algo superficial y nunca dirá la verdad.

Por ejemplo, uno habla con Iván Cepeda sobre las desmovilizaciones de las AUC y él dirá que todo fue una farsa. Si uno habla con alguien más dirá que fue una traición. Y otras más dirán que fue un gran logro. Unos dicen unas cosas y otros otras. Luego recopilas. Escribes una nota. ¿Y al final qué? Tienes algo vacío. ¿Dónde están los hechos que dan cuenta de que lo que dice uno y otro es real o es mentiras?

Lo otro es que hay que tener mucho cuidado con las cifras, sobre todo si estas tratan sobre la violencia.  Lo que quiero decir es que si, por ejemplo, los homicidios bajan en una ciudad, esto no quiere decir que hay menos violencia o tensión entre los barrios, o que la Policía está haciendo bien su trabajo, o que un maloso con poder mandó a que las cosas se calmaran: un periodista no puede salir a decir a la gente una versión de un hecho sin ver que hay detrás de este. A lo que me refiero es que hay que cruzar variables y en esa medida atender al contexto es muy importante.

Otro error es poner más atención a lo que dicen los políticos que a lo qué hacen los políticos o cualquier otra persona. Además porque la política es retórica. La pregunta es ¿qué están haciendo? Y lo que hacen ¿sí concuerda con lo que dicen?

Un periodista tiene que ser capaz de ver esas variables y no casarse con una sola.

¿Así que existe una crisis en el periodismo?

En este momento todas personas tienen acceso a los medios para comunicar. No era como antes que éramos los periodistas los que teníamos acceso, digamos, a los poderosos. Ya no. Eso lo demuestran las redes sociales. Entonces ¿Qué es lo que hace que el periodista siga vigente? Su capacidad de darle sentido a la realidad, de unir las piezas rotas del espejo. Por eso un periodista debe ser un intelectual, y no un notario.

Para ello el periodista debe investigar mucho. Si quiere decir algo serio sobre lo que está pasando hoy en el país debe saber que estamos en una transición, donde las cosas no eran igual que hace diez años.

¿Entonces usted no cree en los periodistas que dicen que la inmediatez coarta la profundidad?

Eso es falso. Eso es más bien de qué fuentes consultas. Hay un problema eterno en los medios y es que dividen sus redacciones por fuentes, y estas no son amplias sino que son edificios del Gobierno. Así, hay periodistas que cubren es “policía”, y no "crimen" o "hechos judiciales", y dejan de lado que la policía es solo una de las fuentes. Muchos periodistas cerramos nuestro espectro por las fuentes que consultamos. Además porque, ojo, todas las fuentes mienten.

Así que no es un problema de tiempo sino de cómo abordas tú la realidad.

Yo pongo de ejemplo cómo surgió la parapolítica como historia periodística. A la politóloga Claudia López le dio por juntar dos mapas del país, uno que señalaba dónde habían ocurrido los hechos violentos meses previos a elecciones, y otro mapa con los congresistas que más votos obtuvieron: se dio cuenta que un mapa y otro coincidían en zonas. Entonces ella se dijo, “ve qué tan raro”. Eso dio para que ella comenzara a indagar. Eso se llama curiosidad, y eso también le hace falta a muchos periodistas.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…