Ir al contenido principal

Crónica: El espía de la infidelidad, de cómo es ser detective en Bogotá y poner en evidencia a quien traiciona

Para Jairo Vega, quien desde hace 15 años tiene una agencia para cazar infieles, lo más difícil de su oficio es tener paciencia.

Pompilio Peña Montoya 
@pompiliooo

Foto: David Campuzano

El detective es un fantasma, usted no lo ve ni lo percibe, pero ahí está, vigilándolo a usted, esperando sigiloso el momento propicio para grabarlo o tomarle fotografías con las manos en la masa, sobre la mujer o el hombre que desvió su atención de la persona a la que juró amar para siempre, y que, entre los celos y el rencor, ha decidido recurrir a un detective de infidelidades.

Si usted anda a pie lo seguirá a pie, a prudente distancia, y se hará pasar por un peatón del común. Mirará las vitrinas. Simulará que espera a alguien. A lo mejor estará acompañado de una mujer con la que entablará una charla que tiene como único fin hacerle creer que es un transeúnte más. Pero lo seguirá. Estará atento para cuando entre a un restaurante, a un bar, a un cuchitril, a un motel, a un club, a donde sea.

Si toma el bus irá detrás de usted, tal vez vestido de traje. Si el seguimiento amerita varios días y cree reconocer un rostro sospechoso, será muy tarde, el detective ya no se valdrá del disfraz: le confiará el caso a un colega que nunca levantará sospechas y que, valiéndose de que usted ha recobrado la calma, emprenderá su seguimiento con la información que le aportó, desesperada ya, la persona que intuye una infidelidad.

Así lo asegura Jairo Vega, un hombre que no se parece en nada a un detective y que bien podría pasar por un empresario. No titubea, bien sabe que la seguridad es la mejor cualidad que puede tener un hombre que ha decidido entregar su vida al espionaje. Entrar a ese mundo “fangoso” de la traición, asegura él, no es muy gratificante. Con 15 años en el medio y diez detectives a su cargo, para este caleño, que también es músico, lo más odioso de su trabajo es tener que dar las malas noticias, sobre todo a mujeres que no saben qué hacer con su vida.

Los numerosos casos que ha tratado le confirman que la infidelidad tiene una diversidad abrumadora de formas y territorios. Van desde la mujer que tiene varios amantes, hasta el hombre que ha ocultado a su pareja una nocturna inclinación homosexual que a plena luz del día contrasta con su varonil carácter de macho.

Una llamada
Todo comienza con una llamada: “¿Aló? —es una voz angustiada de una mujer de la alta alcurnia—. Necesito que sigan a mi marido”. “Claro que sí —le dice Jairo—, los honorarios son de 70 mil pesos por cada cinco horas… Le presentamos pruebas en video o en secuencia fotográfica. Absoluta reserva. ¿El señor se moviliza en carro?”. Ella responde que sí. “Entonces necesito placas, marca y color del vehículo, una foto grande y reciente del individuo y una descripción física. ¿Tiene guardaespaldas?”. La mujer asiente: “Anda siempre con cuatro, en dos Toyota burbuja de vidrios polarizados y blindados, y una moto”. Le da a Jairo los datos necesarios. Él, su número de cuenta bancaria.

Fue una semana dura. El tipo era un paisa panzón y de ademanes vulgares, de no más de un metro setenta de estatura, pelo al rape y voz aguardentosa. A los compañeros de Jairo les costaba esconder el nerviosismo. Sabían que los guardaespaldas del narco, al que no se le conocía un enemigo directo, andaban armados, así que una torpeza los haría pasar de perseguidores a perseguidos y en ese caso no tendrían mucho chance.

El sospechoso vivía en un costoso apartamento en el norte de la capital. Casi todos los días iba a un sitio en la Avenida Jiménez, donde comerciaba con esmeraldas. En la noche le gustaba frecuentar discotecas, sobre todo unas que estaban a lo largo de la Pepe Sierra. En ese caso, dos detectives se ubicaban en una mesa vecina o en la barra y poco después salían para darles paso a otros dos colegas. Mientras tanto, se comunicaban por celular. Siempre tenían listas las cámaras camufladas en talegos. En esos días no consiguieron nada.

Otros de sus lugares preferidos eran los casinos, sobre todo el de Unicentro. Allí el individuo se mostraba realmente como era: un despilfarrador, aunque se cuidaba de no decir cosas que lo vincularan con el círculo al que pertenecía. Jugaba a los dados y al póker. Jairo se encargaba de tener al tanto a la mujer que había solicitado el servicio. A la vez ella era quien le informaba si su marido iba en la camioneta negra o la vinotinto, pues muchas veces, en algún punto de la ciudad, se separaban y esto complicaba las cosas. Los detectives llevaban seis días investigando. Estaban exhaustos y no habían conseguido nada, pero la noche de la victoria estaba cerca.

La mujer avisó que su marido saldría ya no en alguno de sus lujosos carros, sino en la moto, una Harley-Davidson roja, de ensueño. “Era un tipo astuto, se haría pasar por escolta”, comenta Jairo con una sonrisa maliciosa. Como lo había hecho hasta entonces, él y sus compañeros se pusieron en marcha detrás, en un carro particular, un taxi y en una moto. A prudente distancia se hacían pantalla. Se cambiaban de separador en cada semáforo. Lo siguieron a través de la autopista, luego por Eldorado, junto a sus dos camionetas. 

“Estábamos alertas. Sabíamos que en cualquier momento haría un movimiento imprevisto”. Así fue. Poco antes de llegar al aeropuerto, las dos camionetas continuaron de largo, mientras la moto se desvió hacia un sector que Jairo conocía muy bien: Álamos (había seguido a otros hombres hasta allí), y aparcó la moto frente a un motel. “Aquí fue, me dije. Mis compañeros se perdieron. Lentamente entré en el sector y claro, allí, en la puerta del edificio, lo esperaba una mujer a la que besó en la boca”.

Como había acordado, llamó a la esposa del infiel de inmediato. Ella, una mujer alta y bella, llegó enseguida en una camioneta y con sus propios guardaespaldas. Al verla, Jairo la llamó y le señaló el lugar. Fue entonces cuando pudo ver que escondía una pistola. "Su trabajo terminó", dijo fríamente. Jairo la vio entrar al motel, se subió en su moto y pensó: “El resto de la historia ya no me importa”.

Publicado en El Espectador 7 de agosto de 2009
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…