Ir al contenido principal

Las ambiciones del asesino de John Lennon


Esta semana le fue negada por séptima vez la libertad bajo palabra a Mark David Chapman, quien asesinó al ex beatles John Lennon en diciembre de 1980. Retomamos la historia de este asesinato, el que más conmoción ha causado en el mundo de la música.

Foto: John Lennon y su esposa Yoko Ono

Por Pompilio Peña Montoya
pompiliooo@gmail.com
@pompiliooo

Al asesino del ex beatles John Lennon, Mark David Chapman (foto abajo), hoy de 57 años, volvieron a negarle la libertad condicional por séptima vez, esta semana.

El criminal de uno de los ídolos musicales más grandes de todos los tiempos, al parecer actuó solo, aunque desde el día del asesinato se han tejido muchas teorías, una de ellas de que Chapman actuó al servicio del gobierno de Estados Unidos que quería eliminar a Lennon por incómodo y pacifista en una época de 'guerra fría' entre las superpotencias mundiales.

Esta semana, el asesino volvió a las primeras planas de la prensa mundial. Sally Thompson, integrante de la junta que estudiaba su caso, le envió su veredicto: "A pesar de los esfuerzos positivos de usted en la cárcel, su liberación en este momento socavaría seriamente el respeto por la ley y tendería a trivializar la trágica pérdida de la vida que usted causó, dando como resultado un crimen atroz, violento, deliberado y despiadado".

Y concluye: "El panel toma nota de su buena conducta, logros en programas, avances educativos, presentación positiva, remordimiento, evaluación de riesgo y necesidades. Sin embargo, la libertad condicional no será concedida sólo por buena conducta y la conclusión de programas".

Con esta respuesta, los fanáticos del ex músico y activista por la paz, y en especial su esposa Yoko Ono (quien siempre se ha opuesto a la liberación del criminal por temor de que la busque a ella y también la asesine), respiran con tranquilidad hasta dentro de dos años cuando Chapman tenga otra oportunidad de pedir la libertad. De este modo Chapman volvió a su celda en la Penitenciaría de máxima seguridad de Attica, al oeste de Nueva York. Ya lleva más de 31 años privado de la libertad.

La ambición de poder
Y es que los hechos previos que rodearon este crimen que conmocionó el mundo la noche del 8 de diciembre de 1980, están marcadas por una serie de circunstancias, presentimientos e impulsos fatídicos. Unos vividos por el mismo Chapman, y otros posteriormente revelados por la esposa de Lennon, Yoko Ono, en cuyos brazos murió el artista.

En una entrevista de 1992 en la Penitenciaría de Attica, Chapman le relató a la periodista Bárbara Walters que mató a John Lennon porque envidiaba su popularidad, sus viajes por el mundo, su talento para componer canciones que se volvieron himnos, como Imagine y Give peace a chance. Matándolo adquiriría su fama, su reconocimiento: "así todos en el mundo sabrían quien era Mark David Chapman".

Y parece que así fue, porque su historia ha inspirado decenas de libros y unas cuantas películas y documentales. En ella quedaron consignados los detalles enigmáticos que motivaron a Chapman a disparar cinco veces, por la espalda, a John Lennon, con un revólver calibre 38, frente al edificio Dakota, en Nueva York, a eso de las 10:30 de la noche.

Gracias a estos registros se conoció que Chapman, desde niño, fue rechazado por sus compañeros de escuela por no ser buen atleta. Su padre abusaba sexualmente de su madre y hermanos. De joven fue solitario y consumió marihuana, cocaína, LSD, heroína, mezcalina y barbitúricos.
Para redimirse, Chapman se hizo cristiano y dos años después era reconocido como un ejemplo a seguir. Estuvo en la Universidad. Pero su vida cambió cuando llegó a sus manos el libro del escritor estadounidense J.D. Salinger, El guardián entre el centeno, cuyo protagonista, un hombre que buscaba la fama por encima de cualquier cosa, se le convirtió en un modelo a seguir. Sin embargo, los esfuerzos de Chapman fueron infructuosos.

Y quién más famoso por aquel tiempo que John Lennon, el culpable, aseguraba Chapman, de no conseguir lo que deseaba. Entonces, con el revólver en una mano y el libro de Salinger en la otra, resolvió matarlo.

Aquel 8 de diciembre lo esperó a las afueras del edificio Dakota. Entonces ocurrió lo que el criminal consideró "una revelación". Se acercó a Lennon para que le firmara un disco, instantes antes de que abordara su automóvil. Una vez lo hizo, el ex beatle le preguntó: "¿Es todo? ¿Quiere algo más?".  Chapman revelaría, 12 años después en la entrevista concedida: "Y sentí, entonces y ahora, que él sabía algo: que yo lo iba a matar. Su esposa estaba en el carro, la puerta estaba abierta, y Lennon era un hombre ocupado, ¿Por qué le preguntaba eso a un 'don nadie'? Yo no tenía ni siquiera una cámara".

Esa noche, al regresar Lennon a su apartamento, Chapman lo mataría. "Escuchaba una voz que me decía una y otra vez: 'Hazlo, hazlo, hazlo, mátalo'. Pensé que al matarlo adquiriría su fama", aseguró.

El presentimiento
John Lennon, desde hacía varios años antes de su muerte, se había convertido en un activista por la paz. Vivía ocupado, entre la radio, la televisión y su estudio de grabación. Seis horas antes de que lo asesinaran, Lennon y Yoko asistieron a una sesión fotográfica para la revista Rolling Stone, donde Lennon apareció desnudo, acurrucado y aferrado a Yoko, quien posó con ropa. Era una forma de Lennon de ratificar aquella frase que había dicho casi 10 años atrás, cuando se dejó tomar algunas fotos en su cuarto de luna de miel: "La gente debería dejar de hacer guerras y mejor quedarse en cama". 

Sin embargo, por aquellos días de finales de 1980, Lennon tenía un presentimiento, sentía que algo malo iba a pasarle. Él tenía enemigos, sobre todo en el ámbito político pues desde siempre había criticado el proceder militar e industrial de los mayores estados del mundo, sobre todo el de Estados Unidos.

Pero había algo más. Yoko Ono revelaría en una entrevista: "Había una sensación de premonición, ahora que pienso en eso. Yo estaba muy preocupada por él. Le dije a John que tenía mucho trabajo, que se fuera a descansar a Bermudas. Y él me dijo: 'Esta vez no, estaré contigo no importa lo que pase'".

Por los días de su asesinato, se rumoraba en toda la ciudad que el gobierno estaba conspirando para eliminarlo, ya que se había convertido en una amenaza con sus consignas de amor y paz, en pleno ardor de la llamada Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Hoy el único culpable de su asesinato parece ser Mark David Chapman, quien luego confesó que cometió un terrible error motivado por la ambición y el egoísmo. Mientras otros sostienen, en la abundante literatura que hay al respecto, que Chapman fue hipnotizado por agentes del gobierno de Estados Unidos para cometer el crimen de un hombre que marcó varias generaciones.

Lo cierto es que Chapman permanecerá, por ahora, dos años más en la cárcel, y los miles de fans de Lennon en todo el mundo continúan escuchando sus canciones con más fervor que nunca.

Publicado: En El Meridiano de Córdoba. pág 4d, DÍA 7, domingo 26 dea agosto de 2012 .
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…