Ir al contenido principal

Perfil: Se fue Chavela Vargas, la Mexicana universal


El pasado 5 de agosto murió la emblemática cantautora adoptada por México, Chavela Vargas, quien enseñó a sentir a los hombres las penas de amor de las mujeres, como si fueran propias.

Por Pompilio Peña M.
Dicen quienes tuvieron a Chavela Vargas como cómplice de copas, que su compañía generaba una perturbadora sensación de onda plenitud, como sus canciones, y una feliz melancolía que abrazaba el corazón. El cantautor español Joaquín Sabina escribió sobre su muerte: “Con su desaparición, se pierde una manera de cantar llorando, un quejido inigualable, una expresividad fuera de lo común”.

Y no es para más, con su pérdida el pasado domingo 5 de agosto a sus 93 años, a causa de un paro respiratorio, en la música latinoamericana quedará un vacío irreparable. La razón es simple: la pasión con que le cantaba al amor y sus desventuras, con su voz de resaca, desafía todas las posibilidades de igualación. Basta con escuchar canciones como “La Llorona”, “Macorina” o “En un rincón del alma”.

Chavela, nacida en San Joaquín de Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919, y radicada en México desde su adolescencia, comenzó a los 14 años a cantar en las calles. En 1960, a sus 41 años, empezó a hacerlo de manera profesional. Lanzó su primer álbum en 1961 y desde entonces grabó 80 discos, que le valieron decenas de reconocimientos.

De joven, irrumpió en cantinas y bares mexicanos cantando con una pistola al cinto y una botella de tequila de la que bebía cada vez que el silencio entre versos, acoplados por una guitarra, se lo permitía. Este comportamiento desafió la idiosincrasia de una sociedad enteramente machista, y le hizo ganar la admiración y el odio de muchas personas.

El don de la vida
Chavela tuvo una tormentosa niñez. Más de medio siglo después escribiría en su biografía Si quieres saber sobre mi pasado, publicada en el 2002: “A mis abuelos no los conocí y a mis padres más de lo que hubiese querido. Tuve cuatro hermanos y puesto que he de decirlo casi todo, lo diré: mis padres no me querían… Cuando mis padres se divorciaron me fui con mis tíos que Dios los tenga en el infierno”.

Polémica por naturaleza, Chavela no escatimaba en responder a las críticas que le rodearon, muchas de ellas en torno a su homosexualidad.

“Lo que duele no es ser homosexual, sino que se lo echen en cara como si fuera la peste”, escribió Chavela, a quien se le relacionó sentimentalmente con la pintora mexicana Frida Kahlo. Entre su círculo de amistades incluyó al compositor mexicano Agustín Lara, la actriz estadounidense Ava Gardner, el poeta chileno Pablo Neruda y el cantautor mexicano José Alfredo Jiménez.

“No le tuve temor a nada porque a nadie le hice daño”, aseguró Chavela durante un homenaje que se le hizo en 2011 en México. Aquella vez, bromeando, añadió que le gustaría que la recordaran “como una vieja borracha que una noche se tomó 40 botellas de tequila”.

Los problemas de salud de Chavela la acecharon siempre. De niña enfrentó poliomielitis, y le atribuyó su recuperación a los brujos y chamanes que la trataron. Su pasión por estas figuras era tal, que siempre aparecía luciendo amuletos y talismanes realizados por ellos.

Venerada por figuras como el difunto escritor mexicano Carlos Monsiváis, la cantante mexicana Lila Downs y el cineasta español Pedro Almodóvar, nunca dejó a un lado su picardía e incluso bromeaba sobre el alcoholismo contra el que luchó por más de dos décadas.

Ahora que ya no está, y que su música sigue sonando como nunca, no queda más que decirle, como en la canción: Chavela, desde allá, tómate esta botella conmigo, y en el último trago nos vamos.

Publicado: En El Meridiano Cultural del domingo 19 de agosto 2012
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…