Ir al contenido principal

El tabloide: el futuro de los periódicos impresos o la evolución de la prensa en el mundo

Muchos se preguntarán por qué los periódicos de gran tamaño están adoptando el formato tabloide, como pasó esta semana con El Colombiano. Periodistas y diseñadores de los periódicos que en nuestro país han tenido esa transformación, explican lo que ella ha implicado.


Foto: Esta es la portada (donde aparece el maestro Fernando Botero) y la contraportada (Ricky Martin) de la primera edición de El Colombiano en formato tabloide, que salió el pasado 6 de febrero.

Por: Pompilio Peña Montoya
@pompiliooo

El último gran acontecimiento dentro de los medios de comunicación del país, lo dio esta semana el periódico El Colombiano con motivo de sus cien años. Abandonó el formato sábana, o universal, y pasó a tabloide europeo, lo que quiere decir que rebajó su tamaño a casi a la mitad. ¿Qué motivó este cambió de dimensiones? ¿Variará el contenido del periódico? ¿Cómo tomarán sus lectores esta transformación?

Que un periódico disminuya su tamaño no es un hecho aislado en Colombia. El 11 de mayo de 2008, el diario más antiguo del país, El Espectador, con motivo de sus 121 años de vida, volvió a ser diario (llevaba siete años siendo semanal) y cambió su formato a tabloide europeo (28 x 39,5 cm). Una jugada arriesgadísima ya que significó irse en contra de muchas creencias y prevenciones. La primera de ellas, que los tabloides son formato exclusivo de los periódicos amarillistas o de poca credibilidad. Otra, que estos periódicos tienen menos espacio para la pauta, lo que haría tambalear la parte financiera del periódico. Ambas afirmaciones son completamente falsas.


EL MERIDIANO de Córdoba dialogó con personas claves que están al frente de la parte periodística y gráfica de los nuevos tabloides en Colombia, y que ofrecen pistas para comprender el éxito de este formato.


Por qué cambiaron


Según Élber Gutiérrez, jefe de Redacción de El Espectador, de Bogotá, pasarse a tabloide ha significado un gran éxito para el diario. "Estamos en un mundo urbanizado, rápido, y el formato tabloide se presta más para leer en cualquier parte, en los medios masivos de trasporte, por ejemplo. Además se puede llevar y manipular con facilidad".


Los directivos del periódico El Mundo, de Medellín, saben muy bien a qué se refiere Gutiérrez. Fue por estas y muchas otras razones que a principios de 2011 sacaron a circular por primera vez El Mundo, después de más de 30 años de fundado, en tamaño tabloide. Dejó de medir 60 centímetros de alto por 30 de ancho (dimensiones estándar de un periódico con formato universal) y pasó a tener 38 de alto por 30 de ancho. Este cambio supuso también, al igual que en El Espectador, un rediseño, una manera distinta de presentar la noticia: las fotografías adquirieron mayor valor periodístico además de aparecer más grandes, y las infografías (información graficada) comenzaron a adquirir protagonismo. "La recepción de la gente ha sido muy positiva, además de que le hemos llegado más a los jóvenes por ser nuestra presentación ahora más moderna", afirma Jairo León García, jefe de Redacción de El Mundo.


Puesta en escena


Estos conceptos actuales que hacen atractivo un periódico, por supuesto no fueron ignorados por quienes llevan las riendas de El Colombiano, de Medellín, que desde el pasado lunes se cambió a tabloide. Según Ricardo Rodríguez, coordinador de diseño de este periódico, el tabloide implica poner mucha atención en lo visual. "Así pues –señala Rodríguez–, se pueden confrontar páginas, es decir, hacer que una nota ocupe espacio de dos hojas. Hay que ubicar ventanas, cifras, tablas y frases destacadas con estilos originales, lo que da dinamismo a las páginas. Lo otro son los colores: tenemos una paleta muy atractiva tanto para los tradicionales lectores como a los jóvenes".


En este punto concuerda el diseñador y profesor universitario con 25 años de experiencia en medios, Oscar Valencia, quien añade que los cambios en el diseño de los periódicos tabloides se debe a las nuevas culturas visuales, que a su vez implican mayor información graficada. Paralelo a ello está la página web de cada medio, que tiene como función, entre muchas otras cosas, complementar la información del impreso. "Así, si el periódico publica una entrevista, tiene la oportunidad de remitir al lector a su página web donde la puede encontrar completa y más detallada, incluso con una galería de fotos", afirma Valencia.


Como se aprecia, no es gratuita la decisión de El Espectador, El Colombiano y El Mundo de adoptar el tabloide como su formato. El éxito de este tamaño (con leves variaciones en centímetros) lo ostentan diarios como El País, de Madrid, y The Times, de Reino Unido, ambos medios referencia en este tema a nivel mundial. En Latinoamérica, La Jornada, de México, tiene el formato, al igual que El Clarín, de Buenos Aires.


¿Y el contenido?


Explicadas las bondades que puede ofrecer el tabloide que según los expertos, surge otra duda: ¿Cambia el contenido periodístico de los diarios con este formato?


Juan Felipe Méndez, editor local de El Colombiano, explica que el hecho de que el formato del periódico sea más pequeño no quiere decir que contenga menos información. "Además de las noticias del día a día, las crónicas y los reportajes seguirán. Hacemos un mayor esfuerzo en tener contenidos con buena reportería y excelentes fotos. Este nuevo periódico implica, entre otras cosas, una correspondencia más directa entre los redactores, los fotógrafos y los diseñadores".


El Espectador, por su parte, tiene un estilo periodístico algo diferente a El Colombiano, pues mientras al diario bogotano no le interesan tanto las noticias del día a día (señalan que para eso está su web) y sí el análisis y la profundidad de temas de la actualidad, el periódico antioqueño en su nuevo formato combina las noticias del día con los géneros analíticos y narrativos, y en esto se parece más a periódicos europeos como El País.


Élber Gutiérrez, de El Espectador, agrega que "le apostamos a las crónicas y reportajes, como todo gran medio, y los temas de importancia nacional los abordamos de forma responsable, profunda, con contexto, con buenas fuentes y con total independencia; esa es la clave y nuestro sello, y eso es lo que nos diferencia del contenido que llevamos en la web, así como de otros medios".


El tamaño es el futuro


Se sabe que periódicos como El Tiempo, de Bogotá, y El País, de Cali, adelantan estudios con miras a cambiarse pronto al formato tabloide.


Además de que está claro que un tabloide no es sinónimo de sensacionalismo, también es un hecho que este formato favorece la pauta publicitaria: los pautantes saben que ofrecer sus productos y servicios en un periódico con una presentación innovadora es un privilegio, y más aún si el medio está laureado de tradición y seriedad.


Quienes vaticinaron que los periódicos impresos desaparecerían en los próximos diez años por culpa del internet, están equivocados. El formato tabloide y los nuevos conceptos de diseño y diagramación le están dando a los medios impresos un nuevo certificado de legitimidad. Así lo afirman los periodistas y expertos anteriormente citados.


Publicado: 12 de febrero de 2012 pág. 2D
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…