Ir al contenido principal

Perfil: Alexis de Greiff, el perseguidor de las ciencias


Alexis de Greiff ha dirigido tesis de pregrado y maestría en temas de física, sociología e historia.

Por: Pompilio Peña Montoya
@pompiliooo

(Foto: David Campuzano)

Desde la subdirección de Colciencias, el nieto del poeta León de Greiff ha emprendido un proyecto audaz y agresivo para la formación de investigadores de alto nivel para el país



Desde niño a Alexis H. A. de Greiff lo han apasionado las ciencias. Su abuelo fue el bohemio y rebelde poeta León de Greiff, “quien estudió ingeniería en Medellín hasta que se lo aguantaron”. El tío de su padre, Otto de Greiff, dedicó gran parte de su vida a la crítica musical gracias a su vasta cultura. Y su papá, Hjalmar de Greiff, ha sido un ardiente lector de filosofía, de historias políticas y religiosas, así como un gran admirador del teórico de la realidad Albert Einstein.

Alexis se recuerda en este ambiente intelectual, entre las tertulias y el pulso emocionante de los misterios del cosmos. En aquellos primeros años se ve también sumergido en la fantástica colección de libros de su tío Otto. “Como todo chico curioso, estuve muy interesado en la astronomía. Me preguntaba sobre el origen del universo, de las estrellas, y buscaba respuesta en los libros. Siendo un adolescente mis inquietudes pasaron a ser más filosóficas. ¿De dónde venimos y para dónde vamos? Fueron las preguntas que me repetía”, comenta De Greiff, quien en la actualidad es el subdirector del Departamento Administrativo de Colciencias.

A mediados de los 80, siendo un adolescente ávido de conocimiento, comenzó a concurrir a la casa del profesor italiano Carlos Federici, quien fuera luego desde la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional un importante promotor de las matemáticas en el país. “El profesor Federici tenía varios grupos de estudio que recibía en su casa. Fue en estos encuentros, en compañía de otros estudiosos, que decidí escoger una carrera científica”, comenta De Greiff con un gesto de alegría.

Sin embargo, no todos fueron tiempos tranquilos. Su mirada se ensombrece al recordar los años del magnicidio de los políticos Jaime Pardo Leal y Carlos Pizarro. Era la época de Pablo Escobar, de las bandas de sicarios y del exilio de cientos de intelectuales, entre los que se encontraba un buen puñado de sus amigos.

Hacia la investigación
De Greiff entró a estudiar física pura en la Universidad de los Andes. Al finalizar esta carrera en 1992 advirtió que la mayor parte de sus preguntas personales estaban relacionadas más con el cómo se hacen las ciencias, que con su práctica cotidiana. Con esto en mente y tras obtener la oportunidad de estudiar en el Imperial College, en Inglaterra, de donde se graduó de la maestría en historia y filosofía de la ciencia, y donde consiguió el título de Ph.D. en historia de la ciencia, se dedicó tiempo completo a la investigación.

A partir de entonces De Greiff ha perfilado todos sus conocimientos en explorar las relaciones entre la ciencia, la tecnología y el desarrollo. Conocimientos que ahora emplea desde la subdirección de Colciencias para llevar a cabo un proyecto que busca aumentar el número de investigadores doctorados. “Hay un rezago en este ámbito en Colombia. Tenemos 11 doctores por cada 100 mil habitantes, mientras Argentina tiene 39 y Brasil 60. Pero en todo esto existe un dato alentador. Para finales de los años 90, el 94% de los que aspiraron a los programas doctorales en el país se graduaron, y eso nos incentivó a crear Generación Bicentenario, con la que pretendemos formar doctores de alto nivel”, afirma De Greiff.

Hoy en día todas sus fuerzas están en este proyecto. Se levanta temprano en la mañana. Entra a reuniones. Recibe llamadas. Cuando tiene tiempo hace lo que más le gusta, adelantar investigaciones y buscar el camino más apropiado para llevarlas a buen término.

Generación Bicentenario: investigadores para el futuro
Como muy satisfactorios fueron recibidos los resultados que dejó la convocatoria del proyecto Generación Bicentenario, impulsado por el Departamento Administrativo de Ciencias, Tecnología e Innovación de Colciencias. Fueron 1.180 los jóvenes investigadores que se inscribieron para obtener 800 becas en programas de doctorado en ciencias sociales y humanas, de la salud y básicas, para cursar en el país.

A su vez, 270 personas más lograron inscribirse para las 200 becas doctorales en el exterior.
“Esperamos formar investigadores que contribuirán a la innovación y desarrollo para el país”, afirmó Juan Miranda, director de Colciencias.

http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articuloimpreso165449-el-doctor-de-los-de-greiff
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…