Ir al contenido principal

Crónica: Creando el banco de semillas del pueblo zenú en Córdoba


Víctor Salgado cursa décimo de bachillerato y tiene como proyecto de grado un cultivo de caña flecha.


Por: Pompilio Peña Montoya

Por más de 15 años este pueblo indígena, ubicado en el departamento de Córdoba, ha buscado alternativas para desarrollar proyectos de seguridad alimentaria.


(Foto: Diana Sánchez)

Como todo hijo del maíz, Víctor Salgado nació bajo la sombra de la palma amarga y el sombrero vueltiao, el sabor de las arepas, los bollos, la mazamorra y la chicha. Es un indígena zenú de 18 años, lozano y de manos callosas que sólo tiene como meta para el futuro de su familia y el de su comunidad ser un buen agricultor.

En la finca Miro Lindo le ayuda a su padre en las labores de pastoreo, de dar “vuelta al monte”, de vigilar las plagas y los cerdos que se escabullen para comerse las hortalizas o las verduras. En ocasiones, cuando el sol es demasiado ardiente, se sienta con sus cuatro hermanas y su madre a trenzar metros y metros de fibra de caña flecha que se convertirán en sombreros, pulseras o pendientes.


Desde que tiene conciencia, a Víctor Salgado lo inquieta la misma preocupación que a su comunidad: la búsqueda e implementación de alternativas agrícolas para contrarrestar lo que consideran una amenaza impuesta, la expansión de un modelo de ganadería en el que las reses permanecen demasiado tiempo en un mismo sitio y dañan el terreno, la producción de agrocombustibles, la siembra de monocultivos y la introducción de transgénicos en un territorio que ha sido milenariamente suyo.


“Desde la Colonia mi pueblo ha sido gradualmente despojado de la tierra. Hubo violencia. Ahora los terratenientes la utilizan mal, lo que ha generado que, a lo largo de las últimas décadas, muchas de las plantas que cultivamos se fueran perdiendo, entre ellas la más apreciada por nosotros, el maíz”, comenta Víctor, quien en la actualidad cursa el grado décimo de bachillerato.


Para contrarrestar esta situación se creo, hace ya 20 años y gracias la Fundación Swissaid, la Asociación de Productores Agropecuarios Alternativos (Asproal), que hoy agrupa 63 fincas del corregimiento de San Andrés de Sotavento, en el departamento de Córdoba. Asproal nace de la necesidad del pueblo Zenú de reencontrarse consigo mismo. La búsqueda de alternativas de desarrollo agrícola, fuera de los modelos implementados por la nueva industria, es su objetivo principal. Autoridades indígenas del resguardo se reúnen para intercambiar conocimientos y semillas, para hablar sobre sus problemáticas: la escasez de tierras para trabajar, la pobreza y la falta de alimento.


Banco de semillas para todos

Uno de aquellos líderes que ha encabezado siempre las reuniones es Pedro Salgado, el padre de Víctor, quien no tardó en desarrollar en Miro Lindo un proyecto ambicioso. Su primer reto fue comenzar a rescatar las diferentes variedades autóctonas de yuca, ñame, caña, plátano, ají dulce, berenjena, habichuela, caraota y fríjol, así como recobrar los diversos tipos de maíz. De esta iniciativa surgieron otros proyectos como el de ganadería, piscicultura, apicultura y manejo de patios, este último relacionado con la recuperación de la tradición de las plantas medicinales.

Fue entonces cuando al joven Víctor Salgado se le ocurrió en 2002 una idea experimental. Luego de un proceso largo de recolección e intercambio de semillas, comenzó a probar cruces. “Lo que hacía en compañía de mi padre era sembrar un cuarterón de maíz, digamos, “negrito”, y al lado uno “azulito”, y los cruzábamos gracias al efecto del viento”, explica Víctor.


Gradualmente pasaron de tener seis variedades de maíz a 26 en tan sólo algunos años. En las ferias locales continuaron con la tradición de intercambiar semillas. Cuando se le pregunta a cualquier indígena por qué la necesidad de rescatar plantas, responde que lo primordial, ahora, en tiempos difíciles, es garantizar la alimentación de todos.

Lo cierto es que los cerca de 35 mil indígenas que conforman la familia zenú coinciden en que si bien han logrado grandes avances en la recuperación de una tradición ancestral, aún falta mucho. Víctor sonríe. Le da “vuelta al monte”. Cuando las cosechas son buenas, empaca el excedente y recorre la vereda para ayudar a sus vecinos. “Somos hermanos, una raza, y la tierra, nuestra madre”.


http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articuloimpreso163101-banco-de-semillas-zenu
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…