Ir al contenido principal

Andrés Medina Vaughan, el fabricante de atmósferas de los documentales


La realización de música incidental es una industria que debe empezar a explotarse en Colombia, opina Andrés Medina, productor musical.


Por: Pompilio Peña
@pompiliooo
Foto: Daniel Gómez

NatGeo y Discovery Channel son sólo algunas productoras con las que ha trabajado.

Antes de empezar a componer, con la misma regularidad apresurada, a eso de las ocho del día, Andrés Medina Vaughan se cerciora de que nada lo vaya a molestar el resto de la mañana. Bebe un café espeso, apaga su celular y desconecta el teléfono, cierra las ventanas y las persianas, todas las puertas. Ya en la penumbra, entra en su estudio, enciende el computador y la consola de sonido. “Allí comienza mi mundo en dos dimensiones”, comenta con una risa espontánea, palmoteando en el aire. “Debo concentrarme, examinar una y otra vez los tramos del documental en los que voy construyendo la música, aquella que le dará carácter a las escenas”, afirma.

Andrés Medina es un artífice de lo que con frecuencia es llamado “música de fondo”, es decir, un creador de atmósferas, de melodías que trasegan y se acoplan a los cambios de secuencia en una cinta. Un trabajo nada fácil. Es necesario, según cuenta él, adueñarse por completo de un drama para ahondar en la tristeza y el sufrimiento de los protagonistas. Si la idea es dar un ritmo acelerado y cómico a las imágenes, es indispensable ser un buen avizor para elaborar una música entretenida.

“Ocurre lo mismo con el misterio; primero, una melodía suave, una nota sostenida, digamos, de un instrumento de viento y luego un sorpresivo golpe de percusión... Por supuesto, todo esto está supeditado a un gran número de factores”, asegura Andrés Medina, quien a lo largo de sus nueve años de experiencia ha tenido la oportunidad de trabajar para NatGeo, Discovery Channel y People+Arts, entre otros canales de televisión.

Pero antes que nada, hay que estar en sintonía con lo que desea el director. Es él quien da las pistas, las pautas y el ritmo que debe llevar la música. Es allí cuando Andrés Medina entra a su estudio. Comienza marcando en el video los hitos más importantes a lo largo de la cinta que le servirán de mapa. Busca entonces una paleta de instrumentos. Comienza a bosquejar, a elaborar algunas líneas básicas de melodías para comprobar contra la imagen. Luego sigue lo dispendioso, ajustar la cuadrícula musical con la no cuadrícula (secuencia) del video.

Con People+Arts hizo la música para Voices of a tragedy, en 2002, que narra la historia de los sobrevivientes a un accidente aéreo ocurrido en la cordillera de los Andes en 1972, cuyo drama ha sido objeto de más de nueve documentales y varias películas. Según Andrés Medina, “haber producido la música para este documental me llena de orgullo; además porque los protagonistas coincidieron en que esta ha sido la mejor película que se ha realizado sobre su experiencia”. Uno de sus últimos trabajos fue para Operación Jaque, el reportaje que narra el rescate por parte de las Fuerzas Militares de Íngrid Betancourt y 14 secuestrados más que estaban en poder de las Farc.

Ahora, Andrés Medina tiene en mente comenzar a construir una industria en este campo. Piensa que aquí en Colombia hay mucho potencial y talento que puede llegar a realizar música para grandes producciones. Atrás quedaron los 13 años en los que realizó jingles comerciales, y sus años juveniles cuando tocaba jazz y música brasileña en bares, restaurantes y reuniones. Hoy, después de estar más de ocho horas encerrado en su estudio, al final de la tarde, le quedan ánimos para hacer lo que sea, menos ir a cine, pues no podría concentrarse en la trama de la película pensando en “cómo diablos hicieron la música de fondo”.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artículo: La música, una extensión de la inteligencia para los niños

Son muchos los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les da la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento.


Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo



Se le atribuye a Platón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. Así pues la música tiene la facultad, como ningún otro arte, de llegar de forma más directa al corazón. Al final, y esto sucede con mayor frecuencia con la música clásica, las melodías pueden dar nombre a lo innombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Siendo la música un placer estético, es bien sabido que  puede causar efectos en el bienestar físico, mental y espiritual. Hoy los psicoterapeutas le dan la razón a los griegos, al afirmar que la música aliviana casi cualquier tipo de padecimiento o dolor.

Un estudio publicado en la revista científica British Journal of Ophthalmology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart potencializan la creati…

Crónica: Sola y con un solo juguete, la historia de cómo se llega a ser modelo webcam en Medellín

Una chica cuenta cómo llegó a ser una de las modelos webcam más populares de Colombia tras vivir años de completa amargura.

Foto: Tania Ángel.
Crónica finalista del concurso Nuevas Plumas 2015, organizado por la Escuela de Periodismo Portátil y la Universidad de Guadalajara 2015.
Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo
Hasta hace un mes, Tania Ángel trabajaba de cosmetóloga en un spa de Medellín, atropellada por una suerte fuera de toda lógica. Desde hacía un año atrás, de repente, tras conocérsele una época de desafueros adolescentes en Armenia, comenzó a lucir prendas exclusivas de Stradivarius, a oler a fragancias de Carolina Herrera, a hospedarse en hoteles con vista al mar de San Andrés, a frecuentar restaurantes italianos por el fetuccini y a llevar una flamante cartera Louis Vuitton. Solo un aspecto de su carácter había cambiado: seguía siendo una delicada y tímida joven, pero ahora parecía ser consciente de los límites de sus gustos sin privarse de ninguno de ellos. Su madre la inte…

Crónica: Los fantasmas del manicomio del barrio Aranjuez de Medellín

En el edificio de dos plantas donde hoy funciona la biblioteca y el teatro del Comfama de Aranjuez, en Medellín, desde hace años se dan apariciones fantasmales.

Por: Pompilio Peña Montoya @pompiliooo Fotos antiguas: Biblioteca Pública Piloto.
-¡Sáquenme de aquí!- gritó el vigilante pálido y con los ojos muy abiertos, al despertar, cuando despuntaba el sol.

Una hora atrás, el hombre tomó su linterna y subió lentamente las ruidosas escaleras de madera iluminando cada peldaño. Había estado escuchado desde hacía algunos minutos una serie de ruidos confusos y golpes. Al llegar al descanso, dirigió el rayo de luz sobre las paredes del segundo piso y de inmediato los sonidos desaparecieron, y todo a su alrededor se sumió en una atmósfera cavernosa, como la del antiguo manicomio que allí funcionó hace 100 años, en una época en la que la locura estaba atribuida a energías satánicas, y Medellín no pasaba de ser más que una provincia de fincas y calles de piedra recorridas por mulas.

-¡Quién anda ahí!…